Home » Organización » COMUNICADO DEL CONSEJO POLÍTICO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID)

COMUNICADO DEL CONSEJO POLÍTICO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID)

Descargar PDF

 

COMUNICADO DEL CONSEJO POLÍTICO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID)

            Por problemas familiares de carácter trágico que afectaron a la persona encargada de administrar la Web del Partido, a lo que se unió la circunstancia de presentarse algunos inconvenientes técnicos de difícil solución, nos resultó imposible seguir publicando en ella comunicados, noticias y artículos desde el día 2 de octubre del año 2017 con la regularidad que se hacía previamente a esa fecha y, sobre todo, antes del día 28 de diciembre de 2016.

           Una vez resueltos los problemas de carácter técnico que nos impedían actualizar la Web de Derecho Ciudadano a Decidir y dispuesta a incorporarse al trabajo de administrarla la persona que venía haciéndolo por aquellas fechas volveremos a publicar en ella, con toda la diligencia posible, noticias, comunicados, escritos y artículos de interés general relacionados con las actividades del Partido para mantener siempre informados a quienes estén interesados por el devenir político de esta Nación llamada España.

          Durante el período de tiempo en que nuestra Web ha estado inactiva el Consejo Político y la Ejecutiva de DCID no ha dejado de realizar numerosas gestiones tendentes a conseguir los objetivos que constituyeron su objeto fundacional, en concordancia con el Código Ético, el Ideario Programático, los Estatutos, el Manifiesto y el Proyecto Político recogido en diversos documentos que se pueden consultar en la Web.

          Durante muchos meses nuestros esfuerzos se centraron en el intento de aglutinar a un gran número de partidos cuyos principios y proyectos políticos son similares a los de DCID, o al menos sobre así se expresa sobre el papel. Considerábamos absurda la diáspora de pequeñas organizaciones con escasa afiliación y limitados recursos económicos que por separado no podrían tener una incidencia significativa en los diversos comicios. Lo más que habían conseguido varios de esos partidos es algún que otro concejal en municipios medianos, unos cuantos alcaldes en municipios pequeños y, en conjunto, unos pocos diputados autonómicos. Y el futuro se presentaba igual de desalentador. Convocamos reuniones en Madrid, Valencia, Albacete, Palma de Mallorca y algunos lugares más invitando a asistir a los dirigentes de esos partidos con el exclusivo orden del día de proponer, en primer lugar,  la Unión de todos en una Coalición Electoral única bajo el paraguas de un Ideario y una Propuesta Política que resumiera los puntos comunes de índole fundamental recogidos en nuestros respectivos proyectos y creando además un Órgano Ejecutivo común que coordinase y tutelase todas las actividades; en línea con lo que sugirieron algunos representantes de ciertos partidos al contactar previamente con ellos.

             Pero DCID proponía, alternativamente, una solución muchísimo más radical, desinteresada y valiente. Creíamos que era el momento de demostrar que no entrábamos en política por ambiciones y egoísmos personales para servirnos de ella sino por una cuestión de principios éticos y patriotismo para servir a nuestros conciudadanos. En nuestra sincera opinión deberíamos proceder a constituir UN ÚNICO PARTIDO al que se incorporaran todos los que aceptaran la propuesta, integrándose sus actuales ejecutivas en un Consejo Político cuya misión fundamental fuese velar por el cumplimiento de un Código Ético, un Ideario, unos Estatutos, todos de nueva aprobación, que recogiesen lo que los negociadores estimáramos imprescindible de los hasta entonces vigentes y que, junto al nombre, siglas o acrónimo y logotipo deberían ser aprobados en mayoría cualificada por los afiliados de todos los partidos que pasarían a ser afiliados del nuevo. Para no tener que iniciar de nuevo todo el proceso de inscripción podría utilizarse cualquiera de los partidos que se integraran mediante una modificación de sus Estatutos y documentos anexos. Los candidatos a los puestos institucionales a cubrir en los sucesivos procesos electorales deberían ser personas de la sociedad civil que hasta la fecha no hubieran ocupado puestos de esa naturaleza ni ostentado cargo alguno de relevancia en los partidos políticos con presencia parlamentaria. Los únicos requisitos exigibles serían, además de tener una amplia preparación para el desempeño de sus funciones, creer en el proyecto al que se incorporaban y, desde luego, comprometerse sin reservas a defenderlo con su buen y leal saber y entender en todos los ámbitos institucionales, sociales y mediáticos. Quienes representábamos a DCID estábamos totalmente dispuestos a renunciar sin reserva ni duda alguna a nuestra denominación, nuestro acrónimo y nuestro logotipo en aras de la unidad propugnada. En un momento tan crítico para la Patria como el que entonces atravesábamos, que ahora se ha agravado, lo importante son los principios políticos y los valores éticos. Nada importan los protagonismos ni las propias ambiciones por muy legítimas que éstas sean. Llegamos a redactar los borradores del Código Ético, el Ideario y los Estatutos para los dos supuestos antes contemplados, el de la Coalición y el de la Unión o Fusión de los partidos, siempre en concordancia con los textos publicados en la Web de DCID, entre los que destacan los siguientes:

. MEDIDAS DE GOBIERNO PROPUESTAS POR DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID).

. PROPUESTA PARA LA FUSIÓN DE PARTIDOS DE DERECHAS QUE PRESENTA DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID).

. INICIATIVA DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR.

            Pronto nos encontramos con la desagradable sorpresa de que las altruistas propuestas que DCID abanderaba no tenían la acogida que se esperaba, con bastante ingenuidad, de quienes manifestaban hipócritamente anteponer los intereses de España a cualquier otra cuestión pero que en realidad, tal como expresaron sin recato, no estaban dispuestos a renunciar a sus identidades partidistas ni a la posibilidad de presentarse como candidatos para ocupar puestos ejecutivos de la organización interna u optar a cargos institucionales. Para ellos lo importante no era contribuir a la regeneración de la deteriorada situación política sino coger una parte del pastel electoral para así acceder a alimentarse de la generosa teta del Estado que se llena con los impuestos que soportamos los ciudadanos de a pie. Es decir acogerse a la mamandurria que cínicamente denuncian cuando la practican sin límite los que pertenecen a los partidos con significativas cuotas de poder.  

         Ese desengaño nos hizo desechar el primitivo proyecto de presentar candidaturas en los sucesivos comicios y optamos por dedicar todos nuestros esfuerzos a la necesaria batalla de los valores, intentando de una parte concienciar a los votantes para que ejercieran su derecho tras un racional análisis de las alternativas que se presentaran ante ellos escogiendo a la hora de votar la que más cerca se encontrara de su propia conciencia ciudadana y de otra denunciar todas las tropelías y actos delictivos que los poderes públicos cometiesen, cualquiera que fuera el partido de pertenencia.

         En esa línea presentamos numerosos escritos de denuncia ante varios cargos públicos de relevancia, ante las Juntas Electorales, ante el Ministerio Fiscal y ante los Juzgados y Tribunales, procurando dar amplia difusión a los correspondientes escritos. Gran parte de ellos se publicaron en la Web de DCID pudiendo destacar los siguientes:      

.  CARTA A LA PRESIDENTA DEL GOBIERNO BALEAR.

.  CARTA AL MINISTRO DE EDUCACION, CULTURA Y DEPORTE.

. CARTA AL CONSEJERO DE JUSTICIA DE LA GENERALIDAD DE CATALUÑA.

. DENUNCIAS PRESENTADAS POR DCID CONTRA EL PRESIDENTE DE LA GENERALIDAD DE CATALUÑA.

. DENUNCIA PRESENTADA POR DCID CONTRA EL ALCALDE DE PUZOL, EL ALCALDE DE VALENCIA Y EL PRESIDENTE DE LA GENERALIDAD VALENCIANA.

. SOLICITUD DE ANULACIÓN DE LA CANDIDATURA “JUNTS PEL SÍ” PRESENTADA ANTE LA JUNTA ELECTORAL CENTRAL.

. NOTAS DE PRENSA SOBRE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR.

             Dos actuaciones que estimamos de suma importancia se refieren a los escritos que el Consejo Político de DCID trasladó S. M. el Rey Felipe VI y que se publicaron en la Web con estos títulos:

. CARTA ABIERTA A SU MAJESTAD FELIPE VI, REY DE ESPAÑA.

. ¿DONDE ESTÁ EL CINCINATO QUE NECESITA ESPAÑA?

. AGRADECIMIENTO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR A S.M. EL REY FELIPE VI.

            Y, por su enorme trascendencia, también ofreció DCID su absoluta e incondicional adhesión al Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista, tal como puede comprobarse en las siguientes dos notas publicadas en la Web:

. DERECHO CIUDADANO A DECIDIR SE ADHIERE AL PACTO DE ESTADO CONTRA EL TERRORISMO YIHADISTA.

.  ESCRITO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR AL MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA. 

           Inmersos en nuestro proyecto de luchar por el fuero (entendiendo por tal los principios) y no por el huevo (es decir, cargos en las instituciones) iniciamos una serie de actuaciones que han culminado tras las Elecciones Generales celebradas el 28 de abril de este año, sobre cuyos resultados recaen fundadas sospechas de fraude, en unos contactos mantenidos con representantes de la Plataforma Elecciones Transparentes para colaborar no solo en la detección del posible fraude en esos comicios y el los del 26 de mayo sino para buscar un sistema de control ciudadano que imposibilite las trampas que pongan en entredicho todo el armazón democrático de nuestro régimen constitucional. No cabe hablar de soberanía del pueblo español si sobre el principal medio con que contamos para ejercerla (es decir, las elecciones) recae la sospecha de manipulación por parte del poder ejecutivo.

    De inmediato publicaremos todas las noticias últimamente producidas en ese tema y que se produzcan a partir de ahora y cuantas otras redunden a favor de nuestra maltratada democracia y, por ende, en beneficio de una España acosada por la traición de quienes deberían defenderla haciendo honor al cargo que ostentan en el Parlamento y demás altas instituciones políticas.

         Entre las últimas actuaciones del Consejo Político de DCID se cuenta la solicitud elevada a la Dirección General de Política Interior al amparo de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, mediante escrito presentado el día 22 del  pasado mes de julio, lo siguiente: “Los resultados de las elecciones generales celebradas el 28 de abril de 2019 para el Congreso de los Diputados y el Senado desglosados por mesas electorales en el modelo Excel y también archivos, en PDF o JPG, que contengan copia de las actas de escrutinio levantadas de todas ellas, tal como debieron entregarse a la empresa encargada de trasladar los resultados al soporte electrónico final y cuyo contenido sustenta este último”. Hasta la fecha no hemos obtenido respuesta.

          Y, por último, el día 24 de este mes de agosto se ha enviado por correo administrativo una segunda CARTA ABIERTA A SU MAJESTAD EL REY FELIPE VI en cuyo texto le manifestamos, en su calidad de jefe del Estado, nuestra preocupación por la grave situación política que aqueja a la Patria y, con todo respeto, se le sugieren posibles soluciones, sustentadas racional y jurídicamente, para que ejerza hasta el límite y con valentía los poderes arbitrales y mediadores que la Constitución Española le confiere.

             Toda la documentación que se refiere a esas iniciativas y otras de sumo interés las podréis ver publicadas en breve dentro de la Web de DCID.

             Siempre a vuestra disposición, recibid un cordial saludo.

             En Gandía, a 27 de agosto de dos mil diecinueve.

             EL CONSEJO POLÍTICO DE

             DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

             DCID – EL PARTIDO DEL SIGLO XXI.