Home » Actualidad » DE PLAGA LOCUSTA

DE PLAGA LOCUSTA

Hacer clic para Descargar PDF

deplagalocusta01

La octava plaga de Egipto (Shemot 10: 1-20), también Éxodo, nuestra traducción, 2.8.VIII, del segundo libro del Pentateuco, fue la de langostas (locusta, en latín).

Las siete anteriores… aguas que tiñen en rojo, ranas llovidas del cielo, piojos o mosquitos, moscas, peste sobre el ganado, úlceras y sarpullidos a humanos y animales y granizo con fuego (erupción volcánica, posiblemente) las tenemos controladas, o al menos, sabemos de dónde vienen, pero la de langostas devoradoras, que llegó hace unos treinta y siete (37) años, no hemos sido capaces de erradicarla, y lo que es peor… va en aumento.

Han arribado a España, desde las más sucias y viejas entrañas del Averno, nuevas mutaciones de langostas:

“Locusta possumus”, “Locusta cives”, “Locusta compromissum”, “Locusta desiderium”…

Son mucho más voraces que las ya establecidas: “Locusta popularis”, “Locusta socialis” o “Locusta conventuram” que, a fin de cuentas, solo eran devoradoras de dinero, y no se conforman con deglutir lo poco que queda del País…lo quieren todo.

Intentan destruir a sus “hermanas”, que lo son al pertenecer a la misma especie depredadora pero que, después de la última confrontación del 24 de mayo de 2015, han quedado con las fuerzas muy mermadas.

Estábamos ya acostumbrados a que nos comieran por los tobillos, en forma de IVA, impuestos varios, IRPF, latrocinios de altos, altísimos cargos…, subvenciones inmerecidas a sindicatos, artistas, ONG’s lucrativas, sueldos exorbitantes, gastos, premios inmerecidos, gabelas varias… Y ahora llegan estas aviesas y traicioneras “aliens”.

Llevan muchos años preparándose, agazapadas, escondidas entre los pliegues de las alas de sus congéneres, creciendo como rémoras (Lacusta cives) para luego traicionar a quien las alimentó, introyectando el letal veneno en las blandas mentes de sus crías, condicionándolas para varias generaciones (Lacusta possumus) o sumergiendo en una falaz y mentirosa inmersión a los más débiles y descerebrados de entre los miembros de nuestra sociedad (Lacusta compromissum).

En “DERECHO CIUDADANO A DECIDIR” (“DCID”) abominamos de estos seres repugnantes e indignos que quieren llevar a España al callejón de la incultura, la desidia y el totalitarismo. O ellos o el caos, es lo que dicen, pero no nos dejaremos confundir porque… ¡ELLOS SON EL CAOS!

En “DERECHO CIUDADANO A DECIDIR” (“DCID”) no cejaremos en el empeño hasta ver a estos voraces y destructores bichos, fuera de las instituciones y que España, nuestra Patria, sea lo que los españoles decentes quieren, en un libre, honrado y glorioso RENACIMIENTO.

DECENCIA, LIBERTAD Y DECISIÓN.

En España no queremos más “Locusta”, sean de la subespecie que sean. En nuestra España únicamente queremos “Palinurus elephas”, como esta que se reproduce al final del artículo. Es decir…la langosta buena.

 

José Roberto Roca Torregrosa Vicepresidente Nacional Provisional de DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

El Partido del Siglo XXI

deplagalocusta02