Home » Organización » EL PUEBLO ESPAÑOL APELA A LA CORONA

EL PUEBLO ESPAÑOL APELA A LA CORONA

Descargar PDF

El pueblo español apela a la Corona

EL PUEBLO ESPAÑOL CONFÍA EN QUE S.M. EL REY FELIPE VI TENGA CORAJE PARA ENDEREZAR LA SITUACIÓN POLÍTICA  

El Consejo Político de Derecho Ciudadano a Decidir (DCID) estima que una gran mayoría del pueblo español confía en que S.M. el Rey Felipe VI tome ya la decisión de utilizar plenamente sus atribuciones constitucionales para conseguir, con sus poderes arbitrales y mediadores, que la clase política más comprometida con el estricto cumplimiento del Ordenamiento Jurídico Español actúe con patriotismo renunciando temporalmente a sus aspiraciones partidistas y personales, por legítimas que éstas sean, para lograr que nuestra Patria salga de la grave crisis de identidad actual, cuya persistencia pone en peligro no solo la economía y el bienestar de todos los españoles sino su condición de ciudadanos libres e iguales y la unidad y permanencia de España.

Seguimos insistiendo en que el Monarca, en su calidad de jefe del Estado, tiene la llave que permite abrir la puerta de la necesaria regeneración de las prácticas políticas tan viciadas desde el 11 de marzo de 2004, dado que apenas queda nada reconocible de aquellos tiempos en que imperaba el espíritu de concordia fruto de la Transición, cuando los enemigos de España y de sus símbolos no se atrevían a dar la cara y se escondían hipócritamente bajo el disfraz de demócratas de toda la vida. Pero de entonces a acá una izquierda crecida y desmadrada ha conseguido recobrar el maligno espíritu de confrontación propio de los funestos años de la II República y de la inevitable Guerra Civil que acaeció después. Pero la culpa no es tan solo de algunos dirigentes de la izquierda manipuladora y traidora, pues también son muy responsables de ella los pusilánimes gestores (no líderes) de una derecha acobardada por haber permitido impasibles que ocurran una sucesión de hechos intolerables e incluso delictivos cuyos protagonistas disfrutan de la más asombrosa impunidad.

Al final del firme y acertado discurso dirigido a todos los españoles, que emitió TVE el 3 de octubre de 2017, Felipe VI manifestó “el firme propósito de la Corona con la Constitución y la Democracia” y, además, su “compromiso como Rey en la unidad y permanencia de España” y ello infundió esperanzas en esa mayoritaria parte del pueblo que ama a su Patria y se siente altamente alarmada ante el devenir de los acontecimientos. La respuesta fue la inmediata salida a la calle de una gran multitud de personas exhibiendo profusamente banderas nacionales y un renacer de la confianza colectiva en la Corona como garante de la soberanía del pueblo, hoy secuestrada por la clase política.

En DCID nos hemos permitido señalar al Rey el camino a seguir en el texto de la carta abierta que le fue enviada el día 24 de agosto de este año y de la que nos consta su recepción. Confiamos en que la semilla depositada por nosotros fructifique en una decisión valiente por parte de Su Majestad y así demuestre que lo afirmado en su discurso de 3 de octubre de 2017 no son simples palabras vacías de contenido, sino que representan el verdadero sentir de quien en sus manos tiene la fórmula para poner término a la locura que ha desatado una clase política desnortada y que, aceptando el reto, no falle en la elección de la persona escogida para pilotar esta Segunda Transición, a la que se encomiende gobernar con acierto, en sintonía con el compás marcado por la batuta del titular de la Jefatura del Estado.

Tiempo habrá después para que el pueblo español recupere su plena soberanía en unos comicios transparentes y limpios cuando las aguas vuelvan a su cauce y se reparen los daños causados por la catastrófica inundación de políticos traidores o cobardes que ha sufrido el suelo patrio. Y para cuando eso ocurra confiemos en que los votantes hayan aprendido la lección y recuperen la cordura que se perdió cuando votaron a una caterva de personajes de baja estofa cuya única intención es destruir España, sus símbolos, sus valores, sus tradiciones e incluso su idioma y, de paso, enriquecerse con prebendas y sinecuras sin límite.

Tal como transcurren ahora los hechos, la democracia española no es más que un paripé montado por los adictos al poder, que la han convertido en un instrumento para mantenerse en los cargos el máximo posible de tiempo. Ya es hora de que, desoyendo los consejos interesados de ciertos asesores que le rodean, Su Majestad tome la iniciativa y use sin complejos la enorme capacidad que le reconocen los artículos 56.1, 61.1 y 62 h) de la Constitución Española de 1978. Si le advirtiesen que tomar la iniciativa sugerida por DCID podría ser peligroso para la continuidad de la Corona aseguramos, sin temor a equivocarnos, que más peligroso es no hacer nada y esperar a que los enemigos de España acaben con ella y, por consiguiente, con quien hoy la representa: el Rey Felipe VI, al que tienen declarada la guerra desde antes incluso de su brillante discurso de 3 de octubre de 2017.

Nos acusarán de proponer un golpe de Estado desde la Corona, pero nada deberá importarnos porque serán los mismos que están protagonizado día tras día un verdadero golpe contra la soberanía del pueblo español con sus continuas infracciones del orden constitucional vigente y sus traidores ataques a lo que representa España y sus símbolos, que desgraciadamente son tolerados cuando no alentados y apoyados por quienes han jurado o prometido defenderlos en el desempeño de sus cargos institucionales.  

Como parte del pueblo español, en DCID, también apelamos confiados a la Corona, depositando en ella todas nuestras esperanzas de que España recupere su rumbo en la Historia. Pedimos a Dios que le inspire a la hora de adoptar una decisión antes de que sea demasiado tarde.

Gandía, 5 de septiembre de 2019.

 

EL CONSEJO POLÍTICO DE

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

DCID – EL PARTIDO DEL SIGLO XXI

 

 

Se acompaña el vídeo con el discurso que pronunció S.M. el día 3 de octubre de 2017.