Home » Actualidad » ¿ES DECENTE LA DERECHA?… ¿Y LA IZQUIERDA?

¿ES DECENTE LA DERECHA?… ¿Y LA IZQUIERDA?

Descargar PDF

esdecente01

“DERECHO CIUDADANO A DECIDIR” (“DCID”) es un partido de la D.D. (derecha decente). Ojalá surgiese o ya exista algún partido de la I.D. (izquierda decente), porque a mi entender -parvo- no debería importar si se es un “no degenerado” de derechas o un “no degenerado” de izquierdas. Si no se es un máncer, se verá con nitidez la verdad objetiva -salvando matices, por supuesto- en la perspectiva de saltar ese meridiano este/oeste y no polarizarse en uno u otro lado de la derecha o de la izquierda de España a toda costa o con toda justificación, o mil o miles de simplistas y simplonas justificaciones.

PRIMERA PARTE:

Debemos obviar para siempre los conceptos derecha e izquierda… ¡ya no existen! Olvidemos esos encuadramientos supuestamente ideológicos, derivados de la sangrienta Revolución Francesa y sus hijas bastardas, las

Revoluciones Soviética, China, Cubana, Bolivariana y demás inventos engañabobos. Solo debe mantenerse la fe en las IDEAS y la profunda convicción de que únicamente hay dos clases de personas: las decentes y las indecentes. Que las primeras sean bienvenidas a «DCID» y que las otras vayan donde «puedan» admitirlas.

Mal nacidos hay en uno y otro lado del meridiano. Lo sabemos. No nos unamos a ellos. Quien no hace coincidir el discurso y el método, quien viola palabras, promesas o programas… A todos debemos etiquetarlos de falsarios, sin distingos, sin excepción, sin justificación alguna jamás… ¡Jamás!

Bien nacidos, por una vez seamos crédulos, seguro que también hay en uno y otro lado… sí y solo sí se mira a unos y a otros con igual color de cristal en el actuar de unos y otros. Igual, no distinto. Eso diferencia la calidad humana de quien mira.

Observémonos, quienes nos creamos no mal nacidos, los que deseemos la VERDAD, sin historias inventadas ni historietas, sin prejuicios atávicos de las dos Españas, la de la derecha del meridiano y la de la izquierda del meridiano, los fascistas y los rojos… OLVIDEMOS CONCEPTOS CADUCOS.

…¿O no?…

…¿O no?…

Es muy necesario este auto test de honestidad, honradez e integridad personal y hasta puede que casi genética. Muy muy necesario… imprescindible. El interesado lo sabrá y, si no es decente,… ¡lo callará!… O, es obvio, despotricará, desbarrará y será expuesto a la luz. Saldrá de las protectoras tinieblas.

Cada cual se pondrá en su propio lugar, sin autoengañarse… Pero si alguien no se quiere ver, no porque no vea sino porque no quiere hacerlo, dirá y farfullará y se alterará y… y… y… dejará mucho que desear su calidad humana, si aún le quedase algún atisbo de ella. A cada cual en nuestro interior lo pondremos en su sitio.

He aquí la aportación del redactor de esta primera parte al nuevo Partido que suscribe este artículo… “DERECHO CIUDADANO A DECIDIR” (“DCID”)

… Y a quien sea…

…¡Y a quien sea!…

SEGUNDA PARTE:

No hablemos más de diestra y siniestra. Su mismo enunciado ya las define. No hay solución. No sólo nuestra España, el mundo entero se quiere contemplar a sí mismo como dos facciones. Cierto que dentro de esas facciones habrá subdivisiones y más subdivisiones… “hasta el infinito y más allá”, como se decía no hace mucho en el filme infantil  “Toy Story”… la secta de la secta de la secta… “ad infinitum”. Pensemos en el caso musulmán y en el aserto de sus doctrinarios: “todo hombre es un rey y está en posesión de la verdad”.

Y ÉSO ES UNA FALSEDAD PALMARIA. Los hombres nos necesitamos, ninguno es más que otro. Ni emperadores, ni reyes, ni presidentes de gobiernos, ni presidentillos delegados del Estado para administrar las Comunidades Autónomas (¡qué mal uso se hace de las palabras!) Y aquí me refiero a las Comunidades Autónomas Catalana, Gallega, Vascongada y pronto, si no se pone remedio, al Principado de Asturias, al Cantón de Cartagena, al Condado de Treviño, al Mar Menor que también quiere segregarse de España,…Pero todos ellos anhelan seguir mamando de la teta española. Preguntad a Arturo Mas cuántos millones de euros ha recibido de la Nación, que él odia a morir, para poder pagar a sus funcionarios y pensionistas. Preguntad a los “forales” ¿Por qué esos privilegios? ¿Es que acaso son más que nosotros?

Pues sí, lo son, porque reciben mucho más que el resto y pagan, si es que pagan, mucho menos y a regañadientes. Todos dicen que desean irse, pero quieren que los sigamos financiando. Eso tiene un nombre: MANTENIDOS. O, en tono coloquial, “CHULOS DE PUTAS” (proxenetas en lenguaje “políticamente correcto”). Pero, he aquí el matiz, ¡YA NO NOS DÁ LA GANA SER POLÍTICAMENTE CORRECTOS!, como no lo son los “nuevos políticos” populistas y demagogos. JUGUEMOS DURO DE UNA VEZ POR TODAS. ¿Por qué nadie se atreve a decirlo? A fin de cuentas se trata de palabras que figuran en el diccionario de la RAE. No deben escandalizarnos ¡YA ESTÁ BIEN DE PAÑOS CALIENTES!

Nos están extorsionando, chuleando, sableando, somos los “pagafantas” de esta tierra que ellos detestan, pero de la que maman. Y nos están chupando la sangre y hasta el poco sentido de la dignidad que aún nos queda. Al menos a nuestros “dirigentes” no parece que les quede mucho de ella. Ni sentido del honor, ni sentido común, ni dídimos para hacer lo que la Ley les exige y es obligado. Y seguirán sin hacerlo, porque son unos COBARDES, de arriba abajo… ¡TODOS!… y sin restar ninguno.

“DERECHO CIUDADANO A DECIDIR” (“DCID”), como Partido de HOY, del Siglo XXI, decente, honrado, sin ataduras políticas ni económicas, sin deudas ni favores pendientes y con el Derecho que nos otorga nuestra Libertad de Conciencia, lucha con todas las armas a su alcance, contra esa sucia mesnada de corrompidos, ladrones, mercachifles, embusteros, trileros, tramposos, adulteradores de la Historia, mezquinos, miserables chupones de las arcas del Estado, cuyos recursos monetarios utilizan para pagar sus acciones contra ese mismo Estado al que quieren destruir. Con la connivencia de los que pueden y deben pararlos, pero que no lo hacen porque temen perder sus propias prebendas y les da terror verse obligados a tener que volver a “trabajar” de verdad.

¡Oh, que dura palabra para algunos políticos!… “trabajar” ¡LÍBRENOS DIOS! o, si no, San Apapucio Bendito, patrón “in péctore” de los vagos.

No olvidemos algunos de nuestros principios fundacionales:

DEFENSA DE LA VIDA

DEFENSA DE LA FAMILIA

DEFENSA DEL TRABAJO, TANTO EN LO RELATIVO AL TRABAJADOR COMO AL EMPRESARIO

LUCHA CONTRA LOS CORROMPIDOS

LUCHA CONTRA EL MALTRATO, DE SEXO Y EL ABUSO DE PODER

DEFENSA DE LA INFANCIA

DEFENSA DE LA UNIDAD DE ESPAÑA (500 AÑOS NOS OBSERVAN)

DEFENSA DE LA EDUCACIÓN, ENSEÑANZA Y FORMACIÓN DEL JÓVEN

DEFENSA DE LOS MAYORES Y APROVECHAMIENTO EFICAZ DE SUS CONOCIMIENTOS

DEFENSA DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO Y DE UNA JUSTA RETRIBUCIÓN PARA SUS EFECTIVOS

DEFENSA DEL PROGRESO SOCIAL

DEFENSA DEL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA

DEFENSA DEL DERECHO A LA PROPÌEDAD

 

CONSEJO POLÍTICO DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

DCID – El Partido del Siglo XXI

esdecente02

“EX AEQUO”

PRIMERA PARTE: P.V.R.G.

SEGUNDA PARTE: J.R.R.T.