Home » Organización » ¡ES LA LIBERTAD, ESTÚPIDO

¡ES LA LIBERTAD, ESTÚPIDO

Descargar PDF

LIBRES

¡ES LA LIBERTAD, ESTÚPIDO!

Durante la campaña para las elecciones presidenciales del año 1992, el entonces candidato demócrata, Bill Clinton, pronunció la frase “The economy, stupid” (“La economía, estúpido”) que, más tarde, se hizo popular en la forma “Es la economía, estúpido”; y que ha sido usada, no siempre con acierto, para enfatizar aspectos sustanciales o problemáticas conflictivas relacionadas con el déficit, la empresa, el mercado, los votantes e incluso con las matemáticas.

No sabemos el efecto que tuvo su reiterada utilización para alcanzar el triunfo sobre el candidato republicano George H.W. Bush que, a la sazón, era el Presidente de los Estados Unidos de América.

De nada le sirvió a éste el elevado índice de popularidad alcanzado (90%), que constituyó un record histórico derivado probablemente de sus éxitos en política exterior (Final de la Guerra Fría y triunfo en la Guerra del Golfo Pérsico, entre otros). A su pesar, no consiguió alcanzar un segundo mandato. Aunque el voto popular anduvo casi parejo, el voto electoral supuso una aplastante victoria a favor de un joven dicharachero, poco escrupuloso y nada puritano Clinton que, además, contó con el férreo apoyo de su esposa Hillary.

James Carville, asesor de Bill Clinton y experto en estrategia electoral, diseñó la campaña aconsejando a los agentes focalizarla sobre todo en aspectos relacionados con los problemas cotidianos de las personas y las necesidades más acuciantes del votante estadounidense medio, agudizadas por la incipiente y preocupante crisis económica. Para que todos los colaboradores tuvieran presente el mensaje a transmitir ordenó colocar en la oficina electoral un cartel en el que había tres frases escritas:

  1. Cambio vs. más de lo mismo.

  2. La economía, estúpido.

  3. No olvidar el sistema de salud.

La segunda de esas directrices internas se convirtió, de hecho, en el eslogan no oficial de la campaña y, según la opinión de muchos analistas políticos, resultó decisiva para dar un vuelco radical a las perspectivas de ambos candidatos, que las encuestas precedentes inclinaban claramente a favor de Bush. Desde entonces la frase se ha colocado a la cabeza de la cultura política interna de USA y también se ha utilizado a escala internacional.

Es posible que ese antecedente y la filosofía que trasciende de la reiterada frase influyeran significativamente en los responsables electorales del Partido Popular para enfrentar con éxito las Elecciones Generales del año 2011, considerando la inmisericorde y salvaje tesitura económica en que nos había sumido la absurda y descerebrada política del presidente Rodríguez, el hombre de eterna sonrisa bobalicona y de erráticas ideas alimentadas por el rencor hacia quienes señalaba como herederos de los vencedores en la Guerra Civil (1936-1939) en la que participó su fluctuante abuelito. Ese aprendiz de tahúr que fue ajusticiado por jugar con dos barajas.

Nadie duda que los aspectos económicos tenían una decisiva importancia, pues la peligrosa deriva a la que los irresponsables cómplices de “Bambi” (como ingenuamente apodaban algunos periodistas a ese peligroso individuo) había situado a nuestra Patria al borde del abismo. La sigue teniendo y la tendrá siempre, dada la singular naturaleza humana. Pero el imperturbable señor registrador de la propiedad que llegó a la Presidencia del Gobierno disfrutando de una mayoría absoluta, reforzada por los resultados de las elecciones locales, autonómicas y europeas, olvidó que “no solo de pan vive el hombre” (Evangelio de San Lucas 4:4,8,12) sino que hay otros alimentos esenciales que todas las personas necesitan para desarrollarse con plena dignidad. Obviando los meramente espirituales, destacan entre los más preciados: la VERDAD, la JUSTICIA y la LIBERTAD. Y en el hambre de LIBERTAD vamos a incidir, pues solo con su normal ejercicio se alcanzarán los otros.

Ceñirse a la cuestión económica, olvidando otros aspectos de la vida que también preocupaban y preocupan a la mayor parte de los españoles, ha llevado a que un número considerable de quienes votaron al PP en 2011 se sientan traicionados por incumplirse otros muchos compromisos electorales en aras de la simple gestión de los escasos recursos disponibles para hacer frente a la desastrosa situación económica heredada. Ello unido a la nauseabunda corrupción que ha contaminado irreversiblemente a amplios sectores de esa organización (posiblemente en menor medida que la que afecta al PSOE o a la antigua CyU, sin contar la de otros partidos del espectro parlamentario) y a las evidentes falsedades del anterior Gobierno para disimular los catastróficos resultados de su comportamiento sectario, miserable, corrupto  y dilapidador, provocaron una desbandada que ha orientado su voto hacia otras formaciones (especialmente una que los había recibido para enderezar el rumbo, no para torcerlo más todavía) y también recalándolo en las estériles costas de la abstención.

Lo sorprendente es que una parte de esos antiguos votantes del PP haya optado por la demagógica oferta de PODEMOS, sus confluencias y demás partidos de extrema izquierda, dejando de lado los principios que decían compartir cuando ofrecieron su apoyo electoral a la derecha. “Cosas tenedes, el Cid, que farán fablar las piedras”, según se dice en el romance LXXII del anónimo “Romancero del Cid” que algunos transcriben erróneamente por “Cosas veredes. El Cid, que farán fablar a las piedras” y otros lo atribuyen falsamente a Don Quijote con la expresión inventada de “Cosas veredes, Sancho, que farán fablar las piedras” o “Cosas veredes, amigo Sancho, que harán temblar las paredes”.

“Hay gente pa tó”, como parece ser que dijo con gracejo el torero Rafael el Gallo cuando le presentaron a don José Ortega y Gasset y le explicaron en qué consistía eso de ser filósofo.

Pero, nos sorprenda o no a quienes seguimos rindiendo culto a la fuerza de la razón, estamos asistiendo al más deleznable espectáculo de engaño, urdido con gran pericia para embaucar a los ingenuos con absurdas promesas irrealizables y también para adoctrinar a las mentes débiles. Esas son armas poderosas en manos de la taimada extrema izquierda radical, formadora de un estado de opinión que deja a los ciudadanos inermes ante las mentiras presentadas con el “arte” tan característico de los tradicionales trileros y feriantes.

Con las neuronas embotadas por la vomitiva verborrea de los vendedores de humo y ante los burdos señuelos tendidos por esa nueva casta emergente, mucho más peligrosa que la antigua, los “tontos útiles” se encuentran fascinados (o hipnotizados, como el conejo frente a la cobra)  ante esas falsas promesas de alcanzar una  fantasmagórica Arcadia “feliz”, donde cada cual pueda hacer lo que le venga en gana, salvo que no sea de la cuerda de los máximos gerifaltes de la nomenklatura de la extrema izquierda, y en la que solo ellos tienen derechos sin necesidad de cumplir ninguna de las obligaciones legales y cívicas que caracterizan una sociedad democrática avanzada. Así se forman miles de clones con sus cerebros “litiásicos” (perdón por la impropia metáfora) que nos hacen pensar en que el aspecto de sus cabezas acabará siendo como el de la siguiente imagen encadenada férreamente a ideas imbuidas por esos tiranos de tres al cuarto que les despojan de toda dignidad pensante:

LA MENTE ESCLAVIZADA

Son así siervos o bufones, e incluso esclavos, de quienes les hacen bailar al son que tocan los propagadores de la nueva fe comunista bolivariana, que en la actualidad sustituye al leninismo marxista soviético, y que venden con el marchamo de “comunismo del Siglo XXI”. Igual que durante la Transición sus antecesores se presentaban como moderados “eurocomunistas”. Pero se trata de los mismos perros, que ni siquiera se han molestado en cambiar de collares. Lo más triste es que sus víctimas son esclavos voluntarios, felices y satisfechos de serlo. Recordemos la acertada frase de Ricardo Flores Magón, escritor, periodista y político mexicano nacido en 1874 y fallecido en 1922 que, como buen anarquista que era, él aplicaba en sentido contrario al que ahora viene al caso:

EL ESCLAVO SATISFECHO

Quien le iba a decir a ese iluminado que los papeles asignados en su aforismo a amos y esclavos iban a poder utilizarse a contrario sensu, más de un siglo después, en la Madre Patria por la que tanta aversión sentía.

El ilusionista que maneja la varita de Podemos nos augura un futuro lleno de incertidumbres derivadas de su errático y demencial programa de “desgobierno” del que solo puede vislumbrarse con nitidez en su específica bola de cristal que los españoles decentes quedaríamos encadenados por sus proyectos totalitarios y liberticidas. (*)

Con su especial abracadabra y unos cuantos pases hipnóticos arenga a sus huestes de activistas indocumentados que, como ya se está comprobando en los Ayuntamientos presididos por los autodenominados “alcaldes del cambio”, están llevando a España a la ruina y esclavizando a las personas de bien negándoles los más preciados derechos. Entre ellos la LIBERTAD.

A título ilustrativo se incluye un montaje que esperamos y deseamos no sea premonitorio sino solo el “sueño de la sinrazón” (más bien pesadilla) en el que esos monstruos nos quieren encerrar:

img464

Es necesario que de inmediato nos aprestemos a defender nuestra LIBERTAD como un derecho irrenunciable sin cuyo disfrute no podremos gozar de ningún otro.

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID) quiere enarbolar una bandera para que juntos hagamos frente a esa amenaza que tras el resultado de las próximas Elecciones Generales podría hacerse real sobre nuestras vidas, familias y haciendas. En ella irá bordada con grandes letras una expresión que es paráfrasis de la citada al comienzo de este artículo:

¡ES LA LIBERTAD, ESTÚPIDO!

No se ofenda nadie sensato por el epíteto, porque no se dirige a quienes ya son conscientes del peligro de votar a la horda de elementos antisistema traidores a España sino a los que se han dejado seducir por los cantos de sirena de esos enemigos de la LIBERTAD y que engrosaron la abultada lista de descerebrados “tontos útiles” que dieron a Podemos (adláteres incluidos) una preeminencia política que pone en riesgo de demolición incluso los cimientos de nuestro edificio constitucional, erigido con dificultad tras siglos de enormes sacrificios de los numerosos patriotas que nos precedieron y forjaron una Historia memorable. Entre ellos se encuentra quien escribió esta enorme verdad:

img466

Si no preservamos esa herencia para que la recojan intacta nuestros descendientes esa misma Historia, que ahora quieren hacernos olvidar los felones que han aterrizado recientemente en la pista electoral, nos pasará en el futuro una dolorosa factura.

 

Ignacio Vargas Pineda

Secretario Nacional de

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

DCID – El Partido de Siglo XXI

 

(*) A los que duden de esa innegable realidad les aconsejamos leer no solo el programa que está publicado en la Web de ese partido sino los distintos documentos difundidos desde fechas anteriores a la presentación de candidaturas en las Elecciones al Parlamento Europeo celebradas en 2014, además de repasar el material impreso y audiovisual donde se recogen las declaraciones e intervenciones de sus dirigentes en los diversos medios de comunicación y los mensajes enviados por ellos utilizando las redes sociales, tales como Facebook y Twitter. En este caso no basta como muestra un solo botón, como afirma el dicho popular, pues hay tantos botones que, si alguien bienintencionado no ha comprobado aun lo que se esconde detrás de tan siniestro proyecto “podemos” calificarle de tonto de remate, por no emplear otra palabra más contundente y castiza.