Home » Actualidad » Grecia pretende ser la Cataluña de Alemania

Grecia pretende ser la Cataluña de Alemania

Hacer clic para Descargar PDF

greciapretendeser01

En toda Europa, salvo en un país, la nueva moneda que se creó en los albores del siglo XXI se escribe igual, con las mismas letras, con la misma grafía. El país que escribe EURO de forma diferente es Grecia… y, debido a ello, todos los europeos vemos el nombre de la moneda en nuestro alfabeto y en otro que lo es de una minúscula parte.

No es por hacer sangre… sólo para poner de relieve la ironía de que en estos momentos, cuando Grecia está a las puertas de abandonar la zona euro, toda Europa tiene billetes con el nombre de la moneda en su idioma aunque en realidad no deberían haber entrado en la unión monetaria. Las cuestiones idiomáticas y económicas son dos elementos comparadores muy pertinentes para España, pues nos invitan a reflexionar.

Cualquier cabeza de familia sabe que no puede gastar más de lo que ingresa. Todos pensamos que eso es lógico. Y muchos opinamos que ese criterio también se debe aplicar a empresas, asociaciones… ¡Y a los estados y administraciones!

En Estados Unidos hemos visto como una administración ineficiente, el estado de California, ha quebrado, sin que acuda el gobierno federal u otro de los estados a rescatarle. Ésta es una situación muy distinta de la que tenemos en España, donde el gobierno central se salta la ley y financia de forma extraordinaria a aquellos que más derrochan con un «fondo de liquidez autonómica», para así pagar gastos que nunca deberían haberse realizado.

Grecia parece estar mirándose en el espejo de España, reclamando ventajas “autonómicas” a una Unión Europea, que está falta de liderazgo y de control. Recordemos que el Presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue uno de los ejecutivos de Goldman Sachs, la auditora que con sus negligentes o presuntamente delictivas auditorias permitió que Grecia engañase al resto de la Unión Europea durante los años que llevamos de moneda única y aún antes.

Pero en la Unión Europea los recursos económicos salen de los diferentes países, dado que sus instituciones no recaudan impuestos. Por eso, siendo Alemania el principal proveedor de fondos, afirmamos que Grecia pretende convertirse de hecho en una autonomía de Alemania y no de la Unión. No una autonomía normal, como sus “länder”, sino una rebelde, soberanista y derrochadora.

Lo que el gobierno griego está pidiendo es sencillamente un «fondo de liquidez autonómica», nutrido con dinero de los demás países de la Unión, sobre todo de Alemania. Por ello, a diferencia del gobierno de España, que sigue financiado sus autonomías derrochadoras, Alemania ha dicho ya basta: ellos tienen claro que no quieren una Grecia convertida en Cataluña (gastándose sin medida el dinero de los contribuyentes alemanes y reclamando plena soberanía para seguir haciendo lo que les venga en gana) sino en California.

Personalmente, y creo que también muchos ciudadanos españoles, desearía ver convertida a Cataluña, e incluso a Valencia donde vivo, en California. Quizá así muchos escarmentarían de una vez, comprobarían la gran estafa que es la frase de la exministra socialista Carmen Calvo («El dinero público no es de nadie») y con ello empezarían a comprender que sí es de alguien, de todos los ciudadanos que lo aportan pagando puntualmente sus impuestos. No para que cuatro docenas de manirrotos o corruptos lo malgasten, cuando no lo metan directamente en sus bolsillos, como vienen haciendo desde los años ochenta del pasado siglo.

Grecia es un ejemplo que nos puede ser útil para aprender en cabeza ajena, por primera vez y esperando que además sirva de escarmiento, o bien para comportarse cual fila de borregos que allá dónde va el pastor lo siguen, aunque sea para despeñarse por el acantilado.

José Vicente Bau Giménez

Vocal del Consejo Político Provisional de DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

greciapretendeser02