Home » Organización » LA SONRISA SANGRIENTA DE PODEMOS

LA SONRISA SANGRIENTA DE PODEMOS

Descargar PDF

SONRISA SANGRIENTAUna imagen del filme “Sonrisa Sangrienta”

LA SONRISA SANGRIENTA DE PODEMOS

Los que siguen a ciegas las consignas de los cabecillas de Podemos están difundiendo por las diversas redes, con evidente desmesura, cierto montaje fotográfico que pretende ser humorístico, publicado hace días dentro de la Web  www.asivaespana.com.

Habitualmente sus editores se deleitan de forma tendenciosa en el cruel y cínico escarnecimiento de todos los políticos de derechas y, al mismo tiempo, de las personas y grupos de confesión católica. Pretextan, para justificar su actitud, los indignantes comportamientos inmorales e incluso delictivos de algunos siniestros individuos infiltrados en diversos partidos y entidades que se encuadran en esos ámbitos ideológicos o religiosos. Lo más significativo es que olvidan hacerlo también con los numerosos delincuentes y desalmados parásitos que nutren las filas de las diversas organizaciones de izquierdas.

Cabe resaltar el exquisito trato que reciben los cabecillas de Podemos en las noticias e imágenes incorporadas a esa Web, donde brillan por su ausencia las críticas a los terroristas autóctonos y a los que mueven los hilos del islamismo yihadista (discúlpese la obvia redundancia). No sabemos si es porque comparten las “ideas” de esos fanáticos malnacidos o por cobardía ante sus violentas reacciones. Lo sucedido en la redacción de “Charlie Hebdo” está muy cerca en el tiempo.

Como no es cosa de broma vamos a recordar algo terrible que sucedió en el Siglo XX y que, por desgracia, sigue ocurriendo en este.

LA REPRESIÓN COMUNISTA EN TODO EL MUNDO SE HA COBRADO MÁS DE CIEN MILLONES (100.000.000) DE MUERTOS.

Ese escalofriante dato consta en un artículo que fue incluido en www.libertaddigital.com al comentar la publicación del “Libro negro del comunismo” con el siguiente texto:

 <<Cien millones de muertos por la represión comunista

 El «Libro negro del comunismo» cifra en cien millones los muertos por represión en los distintos regímenes comunistas. De ellos, dos tercios (65 millones de personas) perdieron su vida en China, especialmente durante las dos oleadas de represión masiva, La Revolución Cultural y el Gran Paso Adelante. Le sigue la Unión Soviética, con un genocidio de 20 millones de personas, a lo que hay que sumar otros dos millones de muertos a manos del Gobierno en Camboya, otros tantos en Corea del Norte, 1,7 en África, 1,5 en Afganistán, un millón de personas en la Europa del Este y varias decenas de miles en Iberoamérica.

(Libertad Digital) Según los historiadores que han compilado críticamente los datos que se conocían entonces, más el resultado de la investigación en los archivos de la antigua Unión Soviética, los 20 millones de muertos a manos del comunismo sólo en Rusia, se deben principalmente a la represión de la rebelión de trabajadores y agricultores opuestos a la socialización, entre 1918 y 1922, la deportación de los cosacos en 1920, la aplicación del primer sistema de campos de concentración de la historia, el Gulag, de 1918 a 1930, o la muerte de 6 millones de ucranianos y otros ciudadanos en áreas de actividad del ejército blanco durante la «gran hambre» inducida por el Gobierno, de los años 1932 y 1933.

Uno de los expertos reconocidos internacionalmente en la historia de los genocidios, Rudolph J. Rummel, ha acuñado el concepto de democidio para este tipo de trágicos crímenes masivos contra la población. Según sus criterios, la represión en la Rusia comunista se acerca a los 62 millones de muertes de 1917 hasta 1987. En el caso de la China comunista el democidio alcanzó los 73 millones de personas.>>

Dicho libro, publicado en 1997 por “Harvard University Press” con el título francés “Le libre noir du communisme”,   tiene como editor a Stéphane Courtois, Director de Investigaciones del prestigioso Centro Nacional de Investigación Científica (Centre National de la Recherche Scientifique – CNRS) y como autores a él mismo junto a Karel Bartosek, Mart Laar, Jeal-Louis Margolin, Andrzej Paczkowski, Jean-Louis Panné y Nicolas Werth, todos ellos conocidos profesores universitarios e investigadores europeos, auxiliados por un amplio y eficaz plantel de documentados colaboradores. En España fue traducido por César Vidal y editado en 1998 por Espasa Calpe y Planeta, y en 2010 por Ediciones B. Los autores se declaran de izquierdas en su mayor parte, tal como consta en la edición finlandesa de 2001 donde manifiestan que su trabajo está motivado por la decisión de no permitir que la extrema derecha pueda hacer uso de esa terrible verdad que deja al descubierto los crímenes abyectos de quienes proclamaban ser de ideología izquierdista cuando solo eran unos canallas desalmados. Es una actitud que honra a los autores del libro y evidencia su voluntad de denunciar esos abominables acontecimientos históricos haciendo una cierta autocrítica, pese a no ser ellos los culpables de esa sangrienta orgía de sangre.

En la portada de la edición española se resaltan, dispuestas en columna a continuación de la primera frase del título, como adenda al mismo, las tres palabras de su final:

CRÍMENES, TERROR y REPRESIÓN.

 

No consideramos que sea exagerado. ¡En absoluto! Incluso se queda corta como llamada de atención al repasar la extrema barbarie sufrida por millones de seres humanos en muchos lugares del Mundo en nombre de la “liberación” de los “parias de la tierra” y de la falsa promesa de acabar con el hambre de la “famélica legión”. Cuánta hipocresía y vileza se desprende de quienes en nombre de algunos elevados principios (LIBERTAD, JUSTICIA, SOLIDARIDAD, FRATERNIDAD, IGUALDAD…) fueron capaces de perpetrar las más salvajes atrocidades contra unos seres humanos indefensos. En la introducción del libro, a cargo del mismo Stéphane Courtois, este mantiene que «…el comunismo real […] puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno».

De acuerdo con las estimaciones realizadas, tal como se describen con precisión en el texto, el introductor concluye que el total de muertos víctimas de los regímenes comunistas “…se acerca a la cifra de cien millones”. He aquí un resumen detallado (con cifras redondeadas) por países y conceptos:

En la República Popular China: 65.000.000

En la Unión Soviética: 20.000.000

En Camboya: 2.000.000

En Corea del Norte: 2.000.000

En África: 1.700.000

En Afganistán: 1.500.000

En Vietnam: 1.000.000

En los regímenes comunistas de Europa Oriental: 1.000.000

En Iberoamérica: 150.000

En España por la represión en la Zona Republicana durante la Guerra Civil: de 38.000 a 85.000

En varios países causados por el movimiento comunista internacional y los partidos comunistas no situados en el poder: 10.000

En esa introducción se facilita una lista detallada de los actos criminales que se describen en el libro. Como ejemplo significativo señalamos algunos:

Unión Soviética:

Fusilamiento de rehenes o personas confinadas en prisión sin juicio y asesinato de obreros y campesinos rebeldes entre 1918 y 1922.

Hambruna de 1922.

Liquidación y deportación de los cosacos del Don en 1920.

Uso del sistema de campos de concentración del Gulag en el periodo entre 1918 y 1930.

Gran Purga de 1937-1938.

Deportación de los kuláks de 1930 a 1932.

Muerte provocada de más de seis millones de ucranianos (Holodomor) durante la hambruna de 1932-1933.

Deportación de muchos miles de personas provenientes de Polonia, Ucrania, los países bálticos, Moldavia y Besarabia entre 1939 y 1941 y más tarde entre 1944 y 1945.

Deportación de los alemanes del Volga en 1941.

Deportación y abandono de los tártaros de Crimea en 1943, de los chechenos en 1944 y de los ingusetios en 1944.

Camboya: 

Deportación y exterminio de casi toda la población urbana de Camboya.

China:

Asesinato de gran parte de la población tibetana.

Y suma y sigue hasta la náusea.

(Todos los datos del libro fueron extraídos de fuentes fiables entre las que destaca el material de los por entonces recientemente desclasificados archivos de la KGB y otros de la antigua URSS)

Los dirigentes de Podemos, sus antecesores y sus afines nunca han denunciado los crímenes de quienes antaño consiguieron implantar a sangre y fuego regímenes comunistas, de inspiración leninista y corte estaliniano, sobre las poblaciones que más tarde reprimieron y masacraron. Al contrario, siempre que se presenta la ocasión cantan emotivas loas sobre las “heroicas” gestas de los tiranos responsables de esos horrendos crímenes perpetrados contra la humanidad con los que sembraron de dolor y muerte las naciones que padecieron su megalomanía asesina. Y, aunque en ocasiones se disfracen con ropajes socialdemócratas y de luchadores por la libertad o se presenten como defensores de los derechos de las personas marginadas para engañar a los votantes ingenuos, tanto en privado como en sus intervenciones públicas ante auditorios adictos propugnan la construcción en nuestra Patria de un régimen semejante a los que, afortunadamente, desaparecieron en Europa tras la caída del Muro de Berlín, que durante muchos años  materializó el Telón de Acero tan mentado en la conocida como “Guerra Fría”.

Esos sistemas, hoy anacrónicos, que irrumpieron con gran fuerza en el pasado Siglo XX sirvieron de modelo a los déspotas nada ilustrados del comunismo castrista y bolivariano que, después de contagiar a los países del entorno están a punto de ser barridos por el ansia de libertad de los pueblos oprimidos. Los hipócritas cabecillas de Podemos han creído que los fugaces espejismos de Grecia y Portugal, claramente nefastos para sus ciudadanos, podrían reproducirse en España con la ayuda económica del hoy decadente régimen chavista de Venezuela y de la teocracia iraní, a cuyos dirigentes les interesa apoyarlos para destruir nuestra civilización y recuperar las tierras que un día invadieron y de las que fueron expulsados por nuestros ancestros. Pero no les vamos a permitir que logren su objetivo. En breve plazo caerán también sus amigos y cómplices y solo quedará, como un rastro siniestro del ayer, el comunismo capitalista de la República Popular China, cual burlesco oxímoron fáctico de lo que fue, es y seguirá siendo una ideología propiciadora de los más espantosos crímenes contra los seres humanos.

Volvamos al inicio para recordar el montaje que tanto agrada a los seguidores de Podemos por constituir una evidente burla de exclusiva intención denigratoria hacia cuatro destacados comentaristas políticos que, en sus artículos e intervenciones públicas, denuncian con acierto la realidad de lo que representa esa organización y alertan sobre el peligro de depositar la confianza en su proyecto sin analizarlo a fondo hasta caer incluso en la tentación de votarles, como ya han hecho muchos ingenuos y despistados que, en las elecciones Europeas, Municipales, Autonómicas y Generales celebradas durante 2014 y 2015, se tragaron los embustes de esa nueva casta cuyos dirigentes, tras presentarse como supuesta panacea para terminar con todos los vicios de la antigua, han demostrado ser aventajados discípulos de los mayores corruptos que florecieron en ésta abonados por unas leyes inadecuadas o mal aplicadas.

La sonrisa de Podemos es una SONRISA SANGRIENTA, impregnada del hedor a muerte que proviene del doloroso recuerdo de los millones de víctimas de unos miserables asesinos, que se definieron como seguidores del comunismo, al igual que algunos de sus herederos ideológicos que aún colean, y eso trae a la memoria un filme dirigido en 2007 por Brendan Cowles y Shane Kuhn con el título “Drive-Thru” (en español se la conoce como “Sonrisa Sangrienta”) que pretende ser una comedia de terror de clásica factura estadounidense. En ella se describe con cruel realismo como la mascota de un restaurante de comida rápida (“Hella Burger”), que es un payaso de nombre Horny, se comporta como un asesino en serie sembrando el pánico y la muerte con un cuchillo de carnicero. La verdad es que tratar humorísticamente un tema tan escabroso produce escalofríos.

Lo mismo nos ocurre cuando unos individuos cuya ambición, reconocida por ellos mismos, es imitar los comportamientos de sus “ídolos” revolucionarios comunistas cuyas “proezas” han sido registradas con gran detalle en los anales de la Historia, pretenden hacerse los graciosos con el fin de banalizar hechos cruelmente trágicos y desautorizar a los valientes que denuncian con acierto la naturaleza real de su siniestro proyecto totalitario. Se consideran muy graciosos cuando difunden el colorido montaje fotográfico a que nos hemos referido al comienzo de este artículo y que a continuación reproducimos a la par de la carátula del DVD de la antes citada película.
IMAGENES FINALES DE LA SONRISA SANGRIENTA DE PODEMOS

     Montaje difundido en las redes por Podemos                             Carátula del DVD de “Sonrisa Sangrienta”
 

Si tanto sentido del humor dicen tener, suponemos que nunca debería molestarles el hecho de tragar su propia medicina, por lo que publicamos y difundimos un montaje realizado con las mismas pautas estéticas, pero en el que los “payasos” de hoy cambian el rostro que a ellos les parecía adecuado por el suyo propio.

PAYASOS DE LA TELE

Nuestro propósito no es desacreditarles sin causa que lo justifique sino advertir, a cuantos al leer estas líneas lo vean, del gran peligro que comporta para España aupar al poder, mediante votos irresponsables, a quienes son fieles y aventajados discípulos de los centenares de comunistas asesinos que en el Mundo han sido. Y espero que nos perdonen aquellos que de buena fe profesen esa ideología política, siempre que denuncien a las alimañas que la utilizaron para bañar de sangre muchos lugares del Planeta; y, como no, pidiendo disculpas a los pobres payasos que tantos buenos ratos nos hicieron pasar al seguir en la Televisión sus simpáticas peripecias.

Pero aquellas eran amables travesuras que nos despertaban buenos sentimientos al contemplar sus abiertas y beatíficas sonrisas. No como las de estos “payasos” cuyas sanguinarias “bromas” se llevan a cabo exhibiendo en sus hipócritas rostros de cemento armado la misma “sonrisa sangrienta” que luce la máscara del payaso asesino Horny.

Ignacio Vargas Pineda

Secretario Nacional Provisional de

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

DCID – El Partido del Siglo XXI


EL LIBRO NEGRO DEL COMUNISMO
Portada de la edición española de «El libro negro del comunismo»