Home » Organización » NEMO CEDERE, CAECI OCULI QUI LUMEN NON VIDENT

NEMO CEDERE, CAECI OCULI QUI LUMEN NON VIDENT

Descargar PDF

 

 

 

 

Una cadena de ADN como símbolo de la unidad que garantiza la vida

NEMO CEDERE, CAECI OCULI QUI LUMEN NON VIDENT

Día a día, minuto a minuto, segundo a segundo: nadie cede, nadie quiere ceder un ápice.

[¡Ciegos los ojos que la luz no ven!

Lo vemos constantemente, nosotros si lo vemos.

En DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID) estamos por España, por su unidad, luchando contra los que quieren desmembrarla, repartirse sus jirones, sus despojos ¿os suena ésta frase?

Sí, eso quieren, y cuando España, tras quinientos años de formación, guerras y muerte incluidas, sea de nuevo un amasijo de tribus separadas, sin contacto, sin unión, algunos, quizá, se replanteen que unidos estarían mejor, aprovecharían óptimamente los recursos, serían una potencia económica,…y vuelta a empezar. Pero para conseguirlo pasarán muchos, muchos años.

¿Es que no lo veis?… ¿Estáis ciegos?
Se ha invitado a los diferentes partidos legalizados españoles a que se adhieran al Pacto antiterrorista y contra el yihadismo.

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID), en su humildad, se ha adherido, porque la invitación ha sido a todos, y estamos muy de acuerdo en la necesidad de que exista ese pacto. No todos los partidos se han sumado.

Como siempre, la izquierda retrógrada, rancia y vieja se ha apartado. Y se pueden citar nombres: I.U. y Podemos, dos partidos, uno de ellos ni siquiera perteneciente al arco parlamentario, el que más odia a España. Dos partidos estalinistas, comunistas y bolcheviques.

Y el otro “odiador”, el Mas, (como dicen en la Región Catalana, el Mas y la Neus).

Ni siquiera para defenderse de los que más pronto que tarde nos van a matar son capaces de unirse.

Incluso alguno de los que han firmado, C’s, ha querido desmarcarse parcialmente con argumentos tan absurdos y peregrinos como cabía esperar de quien afirma que es de centro, cuando su propio Ideario dice claramente que son socialistas democráticos.

¿Desde cuándo un partido socialista puede ser democrático? Es una “contradictio in terminis”, una absoluta falsedad, como lo es el propio partido en sí. Un engañabobos. La tristeza es que muchos iletrados, que no leen programas ni idearios, van a caer en la trampa y les van a votar.

El mundo exterior tampoco va mejor: Monsieur Hollande, habla con Míster Cameron y parece que llegan a acuerdos, si la Cámara inglesa lo aprueba.

Se reúne con Frau Merkel y ya la cosa cambia. Ésta no se compromete, no quiere verse con la papeleta de explicar a sus compatriotas por qué han empezado a tener muertos en su país. Además, procede de la RDA comunista. Egoísmo puro y duro.

Su reunión con Míster Obama tampoco ha ido mejor. Palabras de apoyo vacías y poco más.

La reunión mantenida por Monsieur Hollande con Gospodin Putin, es para olvidar. Más de tres horas de “s’il vous plaît” por parte de Monsieur Hollande, y de “niet, niet, niet” como respuesta de Gospodin Putin.

El Assad tiene la culpa, dicen los “expertos politólogos”. Y no se mueve, tiene el apoyo de Rusia. Faltaba Turquía, compradora del petróleo de contrabando de E.I. a través de Sinyor Erdogán, junior y, al propio tiempo, negociando su ingreso en la U.E. ¡El enemigo en casa! Confesad, que ya queda poco.

Y…volviendo a nuestra Patria:

¿Quién defiende la unidad de España? Obviamente los partidos de derechas. ¿Cuántos hay registrados? Muchos. ¿Cuántos hay dispuestos a ceder en lo que se refiere a nombre, siglas, personalismos varios, para formar un único partido, resultado de una fusión, consensuando Idearios y Programas bajo una denominación nueva que pueda conseguir la gobernación de España?

Pocos, poquísimos. Y aún bastantes de esos pocos con trabas, envidias y falta de humildad.

DERECHO CIUDADANO A DECIDIR (DCID) se declara dispuesto a trabajar por una unidad verdadera y sincera de partidos con los que comparta ideales.

Nuestro Partido, desde la óptica (“OCULI QUI LUMEN VIDENT”) del siglo XXI, tal como reza uno de nuestros eslóganes, quiere luchar por y para el futuro de España y nunca se unirá a los que solo piensan en conseguir la poltrona, el escaño y el sueldo.

En la derecha española sobra prepotencia, intolerancia, personalismo, apariencia, dictatorialismo y FALTA DECENCIA, HONRADEZ, HUMILDAD, EMPATÍA Y, SOBRE TODO, “GANAS DE TRABAJAR POR ESPAÑA”, por asegurar el futuro de los nuestros. De nuestros coetáneos y de nuestros descendientes.

En tanto no seamos capaces de unirnos en igualdad, en libertad, en verdadera y sincera hermandad de actuación, NO SEREMOS NADA y nos barrerán una y otra vez mientras España, poco a poco o mucho a mucho, se nos va escapando, como la arena entre nuestros inútiles dedos.

“SÓLO NOS QUEDA PARÍS”

José Roberto Roca Torregrosa
Presidente Nacional Provisional de
DERECHO CIUDADANO A DECIDIR
DCID – El Partido del siglo XXI

 

                                                                                                                               
Reunión celebrada 26 de noviembre de 2015 para formalizar la adhesión al Acuerdo
DCID no ha sido convocada pese a enviar el escrito de adhesión en fecha 19 de noviembre