Home » Actualidad » SANG SÛR LE BORD, PARIS ÉTAIT PAS PARTIE

SANG SÛR LE BORD, PARIS ÉTAIT PAS PARTIE

Descargar PDF

Paris
SANG SÛR LE BORD, PARIS ÉTAIT PAS PARTIE
(SANGRE EN EL FILO, PARÍS NO ERA UNA FIESTA)

No, desde luego, París no es una fiesta. La fiesta terminó hace ya bastantes años, 54 exactamente. “L’Organisation de l’Armée Secrète” (“OAS”) tuvo mucho que ver en aquéllo con el General de extrema derecha Raoul Salan, enemigo del General Charles de Gaulle. Opositor declarado a la independencia de Argelia que aterrorizó a los franceses con asesinatos indiscriminados de los partidarios de la citada independencia.

Al fin, De Gaulle, hábil aunque egocéntrico militar, consiguió consensuar en Évian-des-Bains unos acuerdos que, no obstante ser papel mojado (estaban en Évian, bien sûr) sirvieron para aplacar algo los ánimos.

Se otorgó el derecho a la autodeterminación, que desembocó en la independencia pura y dura… y comenzó el caos; los “Barbouzes” (Fantasmas), sanguinario grupo organizado de matones que apoyaban la independencia, se dedicaron a cometer asesinatos selectivos que más tarde devinieron en indiscriminados, mataron europeos, musulmanes partidarios de la independencia y musulmanes que querían seguir siendo franceses, apareció el denominado “Front de Libération Nationale” (“FLN”), surgió la figura de los “Pieds-Noires” (Pies Negros), franceses blancos nacidos en Argel y considerados de segunda, etc…, que querían ir a la metrópoli, huyendo del Argel destruido y plagado de facciones asesinas.

Este preámbulo viene a cuento como presentación de todo lo que le ha sobrevenido a Francia después, y a París, como símbolo de esa Nación.

París, hollada por la Alemania nazi, actualmente está rodeada por los “banlieue” (suburbios), casi extramuros. Dada la arquitectura en aspa parisina son prácticamente ghettos, donde el dominio musulmán, fundamentalmente islamista, es tan abrumador que los blancos, europeos o no, tienen vedada la entrada so pena de palizas, golpes, torturas, e incluso asesinatos. Y ésto, como cerdos terroristas que son, incluye a las mujeres, de la raza que sean, que se atrevan a entrar sin chador.

Hace más de veinte años, que ya es tiempo, Francia vive muy preocupada por esta invasión, pero como país inventor de la “Liberté, Égalité, Fraternité”, tiene que tragar a sus “hermanos” islamistas, en su mayor parte yihadistas, es decir, asesinos de su declarada “guerra santa” contra el infiel…nosotros.

El ejército patrulla muchas de las ciudades francesas, está al lado de la Tour Eiffel con sus soldados de camuflaje que exhiben el subfusil HK en las manos. No sirve de nada. No me sorprendería que fuera su próximo objetivo. Ya liquidaron las Torres Gemelas.

Paris ejercito

Es labor de la “Sûreté” y de la “Direction Générale de la Sécurité Extérieure” (“DGSE”) el control de éstos grupos violentos y su desarticulación, pero aquí tropezamos con dos ciclópeas barreras de casi imposible superación. Primera: al igual que en España y en otros países, el presupuesto les ha sido muy mermado, porque el dinero que hay se lo reparten los políticos corruptos, sin importarles demasiado la seguridad de los ciudadanos de a pie. Segunda: la Policía, deficientemente preparada, también por el bajo presupuesto al igual que en España aunque con un valor enorme, y un espíritu de servicio encomiable, no puede entrar y desarticular las bandas que dominan los suburbios, no tienen armas adecuadas, ni logística, ni protección, ni sistemas de infiltración apenas. Incluso son vilipendiados por los descerebrados ecologistas, defensores de la igualdad y amantes de la Alianza de Civilizaciones: ¡Qué alianza ni qué cuentos, deyecciones de mánceres! Así, no se gana la guerra contra individuos dispuestos a morir, no por defender una causa, sino por recibir las huríes en el paraíso musulmán (confiamos que, de ser así, estén rodeados por piaras de cerdos). Eso les prometió Muhammat (Mahoma), el falso profeta y demostrado pederasta (su segunda mujer tenía seis años, según algunos autores, y nueve según otros).
Y estamos en guerra, un atropello por aquí (Tours), dos soldados muertos en Londres, tres policías acuchillados en su propia comisaria…La lista es interminable y no tendrá fin. Somos demócratas civilizados y no debemos caer en “la solución final”, como propugnaba en el pasado siglo ese loco y degenerado político nacional socialista de infausta memoria.

Hace meses un policía español fue arrastrado por un miserable cerdo islamista a la vía del metro de Madrid: murió. El islamista está vivo, aunque grave. Apuesto diez contra uno a que después de un juicio que se celebrará dentro de tres años, será condenado a un corto período en la cárcel, por imprudencia con resultado de homicidio involuntario, y en pocos meses disfrutará de libertad condicional. Mientras, la familia del policía Francisco Javier Ortega, que cobraba un sueldo de miseria por arriesgar su vida, asesinado por un guerrero enemigo asesino, recibirá una medallita, y el desprecio del Ministro del Interior, que no fue a su funeral. Otro que tal.

Lo ocurrido en París el pasado 13 de noviembre no ha sido ni siquiera un aviso, ya estábamos avisados hace muchos, muchos años, ha sido la constatación de que la basura islamista hará de nosotros lo que quiera y cuando quiera, porque gozan de la aquiescencia de los líderes mundiales que les deben todos los favores, que son “buenistas”, que tienen pánico a su reacción y temen perder sus prebendas (entre ellas el petróleo del que obtienen pingües beneficios) si los atacan o expulsan a sus esbirros terroristas, carne de cañón sin escrúpulos ni conciencia, porque no son seres humanos, son animales inmundos. Los cerdos, de los que tanto abominan, son animales puros a su lado.

Por ser sumamente ilustrativos, adjuntamos un enlace que permite escuchar la conferencia de la psiquiatra siria Wafa Sultan que habla sobre el Islam y también nos remitimos a dos artículos publicados en nuestra Web que juzgamos de interés.
Ambos conviene reenviarlos a TODOS los contactos personales mediante correo electrónico, WhatsApp, Twitter, Facebook, You Tube, etc… para que se difundan lo más ampliamente posible. Es necesario reiterar la publicación para que nadie olvide el peligro que nos amenaza y se exija a los gobernantes que no se duerman en las poltronas, que ocupan gracias a nuestros votos, y cumplan su obligación de defender los principios y valores de nuestra Civilización.

No olvidéis que estamos en guerra.

José Roberto Roca Torregrosa
Presidente Nacional Provisional de
DERECHO CIUDADANO A DECIDIR
DCID – El Partido del siglo XXI

ENLACE AL VIDEO:
http://www.youtube.com/embed/qhN0u8uKE-M

ARTÍCULOS CITADOS:
“LA AMENAZA SANGRIENTA DEL AUTOTITULADO ESTADO ISLÁMICO”
(Archivo de Mayo de 2015 – Página 4)
“ESPAÑA Y LA SHARIA”
(Archivo de Noviembre de 2015)

Paris islam

Musulmanes orando en las calles de París
El Gobierno francés lo prohibió a partir del 16 de septiembre de 2011