Home » Actualidad » SUSANA… ¿ERES O NO ERES LA DE LOS E.R.E.S.?

SUSANA… ¿ERES O NO ERES LA DE LOS E.R.E.S.?

Hacer clic para Descargar PDF

susana1

Esa es la sencilla, pero comprometida, pregunta que deberían hacerle a Susana Díaz Pacheco, aspirante a ostentar la Presidencia de la Junta de Andalucía, los portavoces de todos los partidos políticos que han obtenido representación en el Parlamento de esa hermosa Región de España, tras celebrarse, en un clima de insoportable crispación, las últimas elecciones. Y, además, tendrían que exigirle una respuesta igual de simple: SI o NO.

 Las expectativas de compartir poder con el PSOE por parte de los demás partidos van a impedir que los ciudadanos disfrutemos del espectáculo de comprobar los apuros que se vería obligada a pasar la hija putativa de Chaves y Griñán (en el aspecto político, claro, aunque también podría serlo en el bíblico) en su vano intento de demostrar que nada tiene que ver con los tejemanejes de sus mentores, de cuyas manos ha recibido la siniestra herencia del asunto de los ERES fraudulentos y de los falsos CURSOS DE FORMACIÓN, que ellos pusieron en marcha con la necesaria colaboración de unos sindicatos de clase (¡hay que ver qué clase de sindicatos!) corrompidos hasta la médula, de determinados empresarios que se han beneficiado de la “mordida” y de falsos trabajadores que se prestaron a robar el pan a sus compañeros desempleados.

Por desgracia, los antecedentes de situaciones similares dejan a los ciudadanos decentes huérfanos de la esperanza de ver comportase con dignidad de auténticos “hombres de Estado” a quienes durante la campaña electoral se han llenado la boca de grandilocuentes palabras en pro de la decencia, para ver si los votantes ingenuos picaban el anzuelo pero que, a la hora de la verdad, estarán dispuestos con total desvergüenza a mirar hacia otro lado y olvidar las graves acciones delictivas que han protagonizado los que durante los últimos veinte años actuaron como auténticos “capos” de esa organización de carácter mafioso que se ha enquistado en las instituciones andaluzas y está dejando sin futuro a cuantos residen en esa maravillosa parte de nuestra Patria. A expensas, también, del sacrificio de los demás españoles.

Conste que no utilizamos esa imbecilidad impuesta por los adictos a lo “políticamente correcto” de escribir “hombres y mujeres de Estado” por considerarlo, además, un atentado a las normas de la Gramática que regulan con sensatez la buena utilización del idioma español (que no castellano).

Ya que estamos convencidos de que ninguno de los individuos que conforman esa caterva de políticos indignos y sin conciencia, que tan solo buscan la “mamandurria” de la que tan certeramente hablaba el escritor Jaime Campmany, no van a espetarte una pregunta tan directa lo vamos a hacer nosotros sin ningún remilgo: SUSANA… ¿ERES O NO ERES LA DE LOS E.R.E.S.?

Es obvio que no vas a contestarnos, porque o bien te verías obligada a mentir con el desparpajo y el descaro que te caracteriza o, si dijeras la verdad, estarías forzada a retirar la candidatura y dimitir, pues tan culpable del desaguisado eres tu como los próceres que te antecedieron en el cargo.

Pero nosotros lo haremos por ti con escaso, o más bien nulo, riesgo de equivocarnos o faltar a la verdad. Claro que eres la de los ERES. Estás pringada hasta las “cachas” en el detritus de la corrupción, al igual que el resto de los imputados (¿o ahora debe decirse encausados?) por la valiente y esforzada juez Alaya; entre los que destacan los ex Presidentes de la Junta de Andalucía, también ex Presidentes del PSOE, que fueron dejando tras sí un rastro de podredumbre en su periplo por los diversos cargos ocupados hasta llegar a situarse en tan altas magistraturas.

¿Es que, a la luz de los diversos puestos privilegiados que desempeñaste durante los mandatos de Chaves y Griñán, que por algo confiaron en ti, nos vas a contar también la milonga de que no te enterabas de nada porque solo eras una mandada sin competencia alguna? Ese increíble cuento ya lo narró antes la inefable “Maleni” y parece ser que la juez no se lo tragó. Y es lógico que haya ocurrido así, pues los elementos probatorios acumulados a lo largo de la procelosa instrucción de ambas causas no pueden calificarse de meros indicios y son más que suficientes para destruir la presunción de inocencia, a la que tanto os agarráis cuando el asunto os concierne y que tan poco respetáis cuando los encausados pertenecen a otro partido.

No vamos a pedir que te desmarques de la influencia de tus padres políticos, porque sabemos que estás bien agarrada y debes someterte a la “omertá” que rige en esa cuadrilla de bandoleros; y, por tanto, no cederás ante el paripé de unas hipotéticas presiones (hechas de cara a la galería) para que los pongas a los pies de los caballos, pues luego serías tú la pisoteada.

Si te quedara un ápice de dignidad colaborarías con la juez y le facilitarías toda la información de que dispones, dados los cargos desempeñados durante la etapa de saqueo de los fondos públicos.

Después, por coherencia, tendrías que asumir tu cuota de responsabilidad y abandonar para siempre las ambiciones de poder que ahora te dominan. Sobre todo con el fin de que la criatura, que pronto darás a luz, pueda crecer con el orgullo de que su madre, aunque tarde, se arrepintió de haber participado en ese expolio y se comportó como una verdadera patriota, digna hija de esa tierra andaluza que ha sido cuna de grandes y nobles personajes españoles.

CONSEJO POLÍTICO PROVISIONAL DE DERECHO CIUDADANO A DECIDIR

IMPUTADOS EN EL ASUNTO DE LOS E.R.E.S.

susana2

I.V.P.